jueves, 28 de julio de 2016

Televisión Pública y Convergencia Digital. Agosto de 2016


La historia y el recorrido del canal 7 de Argentina desde su nacimiento, fue una mezcla de desaciertos, disputas y controversias permanentes, marcadas desde los cambios políticos, pero a la vez, signada por las innovaciones y la vanguardia tecnológica. Pocos estudios, se centraron en los cambios de la emisora en la etapa de convergencia y en las nuevas posibilidades de interacción.

Los cambios tecnológicos, obligan a repensar el anacrónico concepto de televidente y a aceptar nuevas formas de audiencia. En la señal pública de televisión, no solo hay números de rating, sino ciudadanos con derecho a acceder a contenidos de carácter público.

“Televisión pública y convergencia digital (…)” busca aportar respuestas a la transformación de la señal estatal en su adaptación con las nuevas tecnologías e indagar en las causas que motivaron estas transformaciones. 

Puntos de Venta: Autores de Argentina (Editorial)
Teléfono: (011) 4858-1234
Mail: info@autoresdeargentina.com
Padilla 1079, Capital Federal, Argentina.

En Berazategui: FACTOTUM Libros. AV. Mitre N° 1054 Tel.4256-3350 (Horario 9-13y 15-20.30 HS)

LA PLATA, Scotti Libros, Calle 48 N° 535  Tel: 02214824345 / 02214227172 (9:30-20:00 HS) Librería universitaria y profesional http://www.scottilibros.com.ar/ @librosscotti


INDICE


PRÓLOGO (por Ing. Mateo Gomez Ortega, canal Encuentro)
INTRODUCCIÓN…………………………………………………………………   
ESTUDIOS SOBRE LA TELEVISIÓN ESTATAL EN ARGENTINA………….   
PENSANDO CANAL 7 EN INTERNET …………………………………………  
 
Capítulo I. TELEVISIÓN EN EL SIGLO XXI: MÁS CONTENIDOS Y MULTIPLATAFORMAS
        
I.1. MARCO TEÓRICO Y METODOLÓGICO……………………………  
I.2 LA TELEVISIÓN EN EL SIGLO XXI…………………………………   
I.3 INTERNET Y LA EMERGENCIA DE LA TV NO LINEAL………….   
I.4 EXPANSIÓN DE LOS SERVICIOS Y EQUIPOS……………………...  
            I.5 - CAMBIOS EN MEDICIONES DE AUDIENCIA-ALGUNOS CASOS
            I.6- NUEVAS FORMAS DE MEDICIÓN DE AUDIENCIA EN ARGENTINA    
I.7 COPIA Y DERECHOS EN TELEVISIÓN E INTERNET……………..    

Capítulo II. DESARROLLO TECNOLÓGICO Y LEGAL DEL CANAL 7 EN ARGENTINA
         
II.1 DESARROLLO TECNOLÓGICO DE LA TV PÚBLICA……………..  
II.2 PRINCIPALES CAMBIOS LEGALES DE CANAL 7………………...   
II.3 LEY DE SERVICIOS DE COMUNICACIÓN AUDIOVISUAL………  
II.4 LOS CAMBIOS EN LA IMAGEN INSTITUCIONAL………………...  

Capítulo III. EL CONCEPTO DE “TV PÚBLICA” Y LA AMPLIACIÓN DEL ACCESO
         
III.1 SOBRE LA IDEA DE UNA TV PÚBLICA…………………………..   
            III.2 TV PÚBLICA Y “GANANCIA SOCIAL”…………………………….  
III.3 AMPLIACIÓN DEL ESPACIO PÚBLICO……………………………  
            III.4 ¿MÁS ACCESO ES MÁS PARTICIPACIÓN?......................................  
            III.5 AUDIENCIA Y FIDELIZACIÓN……………………………………… 

Capítulo IV. TELEVISIÓN PÚBLICA Y CONVERGENCIA DIGITAL.
         
IV.1 LA TRANSICIÓN TELEVISIVA…………………………………...…  
            IV.2 ALGUNOS PORTALES DE TV ESTATALES EN EL MUNDO ……  
IV.3 LA REVOLUCIÓN DEL CANAL ENCUENTRO……………………   
IV.4 EL CASO TESTIGO: “PETER CAPUSOTTO Y SUS VIDEOS” ...        

Capítulo V. PRESENCIA DE LA TV PÚBLICA EN INTERNET.

V.1- EL DESARROLLO DEL ÁREA TICS DEL CANAL…………………  
V.2- PÁGINAS Y PERFILES DE CANAL 7 EN INTERNET…………….. 
V.2.1 SITIO OFICIAL DE LA TV PÚBLICA EN INTERNET……. 
V.2.2 PERFIL OFICIAL EN FACEBOOK…………………………. 
V.2.3 PERFIL OFICIAL EN YOUTUBE…………………………..  
V.2.4 PERFIL OFICIAL EN TWITTER…………………………… 
V.3- LA TV PÚBLICA EN STREAMING………………………………….


PRÓLOGO *por Mateo Gomez Ortega

Es para mí un orgullo, un placer y un honor estar prologando este excelente y colosal trabajo de Adrián Maglieri. Trabajo que adquiere una vigencia y una significación muy especial en pleno 2016 cuando el advenimiento del gobierno de Cambiemos muestra que la discusión en torno a la Televisión, en general y a la Televisión Pública en particular, está lejos de ser un tema cerrado, como tampoco lo está el rol del Estado y el valor del trabajo que desde allí realizan sus trabajadores frente a la sociedad. Si dentro de los primeros cien días del nuevo gobierno hubo necesidad y urgencia por echar por tierra la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, debatida y votada por amplias mayorías en 2009, se evidencia que el problema de la concentración empresarial y el modelo de negocios en torno a los medios de difusión masiva en la Era Digital es una discusión de primer orden para la consolidación democrática, la soberanía política y el desarrollo de la diversidad cultural.

En mi caso particular se suma la emoción como ciudadano e ingeniero de volver a rememorar la labor llevada a cabo en el ámbito público en los últimos diez años, cuando a partir de fines de 2005, trabajando para la sociedad del Estado Educ.ar, aparece el proyecto de un canal educativo al mando de Tristán Bauer, proyecto que abracé y acompañé en sus primeros años, y que daría lugar a la creación de Canal Encuentro, dependiente del Ministerio de Educación.  En 2008 acompañé a Tristán en el desembarco en Radio y Televisión Argentina, formando parte de la conducción técnica de Canal 7 y Radio Nacional, y desde ese lugar coordiné el programa de puesta en valor de ambas emisoras, la recuperación de sus archivos históricos, el despliegue de la nueva forma de transmisión de televisión digital terrestre, el paso a la producción y transmisión en alta definición, todo ello ante el cambio histórico que impone la Era Digital, acaso  el mayor desafío para los medios públicos desde su creación, una revolución cultural que modifica radicalmente la forma de producir, pensar y sentir la comunicación, el entretenimiento, así como las condiciones y significados del acceso a la información, al arte y al conocimiento.

Maglieri analiza en toda su complejidad este período revolucionario de los medios públicos, entregando una obra indispensable para situar el problema, para conceptualizar los hitos logrados, y para significar el alcance y la relevancia de este debate central y vigente en todas las democracias modernas.

La Era Digital es el advenimiento de un nuevo alfabeto, por lo que las implicaciones  esperadas son solo comparables con el aparición de la escritura hace 2500 años. En este caso se trata de un meta-alfabeto que permite codificar, acumular y distribuir en forma uniforme texto, audio, imagen o video, es la llamada convergencia digital, que para los medios de difusión tiene implicancias en múltiples dimensiones. Es la convergencia de las redes de transmisión, es la convergencia de formatos, de dispositivos y pantallas. Es también la convergencia sincrónica de información y la disponibilidad asincrónica de infinitos recursos culturales a escala planetaria. Es la primera vez en la historia de la humanidad en que las máquinas se ‘alfabetizan’, que son capaces de interpretar textos, actuar en función de ellos, incluso sostener comunicaciones complejas entre dispositivos sin la mediación de persona alguna. Los objetos culturales, al ser digitalizados, cambian completamente su estatuto, puesto que pasan a ser potencialmente reproducidos y distribuidos a escala planetaria a costos marginales irrisorios por lo cual todos los modelos de negocios están en crisis. Las leyes de copyright que se idearon hace trescientos años justificadas por la aparición de la imprenta, devienen hoy abstractas e injustificadas ante el nuevo estatuto que impone el estadío actual de la técnica. Somos contemporáneos de los esfuerzos desesperados de la industria cultural y de los medios de comunicación por encontrar una respuesta al tsunami digital.

En este contexto, en la era de los Netflix y los YouTube, del cable, el aire y el satélite, de los televisores inteligentes, netbooks y celulares, del hipervínculo y las redes sociales, en tamaño contexto es difícil animarse a la pregunta por la ‘televisión’. ¿Qué es la televisión? ¿Qué significa ser un canal de televisión? ¿Qué es ser un canal de televisión público?
Adrián Maglieri se le anima a estas preguntas y a muchas más.

La vieja ley de radiodifusión, la vigente hasta 2009, establecía como condición necesaria para ser un canal de televisión el hecho de ser dueño del transmisor de la señal. Ser dueño (propietario) del hardware definía la condición de broadcaster. Nada tan anacrónico. La Argentina es pionera en la región en desplegar la televisión digital terrestre introduciendo la figura del ‘operador de red’, tal es el rol que asumió la empresa estatal Arsat, por lo que en la actualidad es conveniente y en muchos casos determinante que el canal de televisión delegue en un tercero la transmisión. ¿Acaso dejaría de ser un canal de televisión aquel que solo transmitiera por Internet? Los contenidos informativos que un canal de televisión pone a disposición en YouTube, ¿siguen siendo contenidos televisivos al ser consumidos a través de dicha plataforma, en modo asincrónico y por demanda? El contenido audiovisual informativo que un diario tradicional sube a YouTube ¿sigue siendo el contenido de un diario tradicional o pasa a ser considerado un contenido televisivo u otra cosa?

Evidentemente estas y muchas otras preguntas no resultan fácil de contestar. Afortunadamente, si los geógrafos no se ponen de acuerdo respecto de qué es una montaña, ni los astrónomos logran consenso respecto de qué es un planeta, no habrá que asustarse si hoy no resulta precisable qué es la televisión. Maglieri nos invita a rescatar los atributos esenciales, a caracterizar el nuevo escenario, a deconstruir saberes para poder volver a pensar.

Un canal de televisión adquiere identidad a partir de su plan editorial, aquella curaduría de contenidos de acuerdo a una política y al tipo de audiencia destinataria, presentada en una grilla de programación. El medio televisivo le requiere a sus contenidos entretenimiento, emotividad, historias de vida, información y les exige un alto estándar de calidad. En esto último Tristán Bauer deja su impronta en los medios públicos, siendo que en televisión hay una exigencia de calidad que sólo se logra interviniendo en todas las instancias de la producción, desde el guion hasta el corte final, desde el lente de la cámara hasta la llegada de la señal al hogar.

Plan editorial y estándar de calidad no pueden faltar. A partir de allí los canales comerciales tendrán el sesgo de interpelar a sus audiencias en tanto consumidores, los medios públicos la exigencia de hacerlo en tanto ciudadanos, por lo que la forma de implementar los ingredientes señalados empieza a dividir aguas, así como la forma de financiar las señales.

La financiación de los medios, es un tema tabú. Un canal de televisión ya no se puede financiar exclusivamente con publicidad tradicional. Se requieren modelos de negocios complejos, muchas veces haciendo integración vertical (incorporando a las casas productoras, a las distribuidoras o a los cable-operadores dentro del ‘grupo’), otras haciendo integración horizontal (gestionando varias señales, locales, regionales o internacionales), otras veces buscando la integración cruzada con otros medios (radios, revistas, diarios). Los medios devienen hegemónicos cuando integran las tres estrategias simultáneamente. Para los medios públicos, ser financiados por el Estado nacional condiciona la línea editorial. Pero no es menos cierto que los grupos de poder aportan a los canales comerciales bajo modalidades diversas (y no siempre transparentes) para sostener los discursos afines a intereses particulares. Tampoco habría que aceptar livianamente el comentario con sabor a queja de que ‘a la televisión pública la pagamos entre todos’, porque entre todos también pagamos la televisión comercial siendo que en el costo del detergente o de la gaseosa que uno abona en el supermercado tiene incluido el costo del comercial que las sostiene, sin mencionar la pauta oficial por la que siempre hay disputa.

La Televisión Pública creó en los últimos diez años un ecosistema de señales -reseñadas en detalle por Maglieri en esta obra- con una oferta editorial de altísima calidad. Canal Encuentro es recibido y aplaudido por toda la sociedad y también refresca al Ministerio de Educación produciéndose allí una articulación nunca debidamente reconocida. Encuentro logra ser un canal educativo y formativo sin perder de vista las exigencias del formato televisivo, entretener, informar, narrar historias de vida, etc. En poco tiempo la apuesta incluye a los niños con Pakapaka, el Ministerio de Ciencia y Tecnología se anima con TecTV, y otras señales como DeporTV, Arplegio, Acua Mayor, Incaa TV, dan vida al ecosistema siempre bajo el paraguas de la nave insignia, también renovado en calidad de contenidos, de imagen y de marca, la Televisión Pública.

El proyecto editorial de las señales públicas, acorde al Siglo XXI, se integra con las redes digitales ofreciendo sus contenidos a demanda, con el resultado nada desdeñable de superar el millón y medio de descargas diarias considerando exclusivamente la plataforma de YouTube, para quién la televisión pública se convierte en el principal proveedor de contenidos del país. También la articulación con las audiencias, donde la TVP es pionera en generar comunicación en tiempo real desde las redes sociales. Así, por ejemplo, al mostrar en la pantalla las reacciones instantáneas generadas en Twitter no sólo posibilita la participación en torno a un cierto programa sino que connota el nuevo modo de consumo cultural en que la atención se reparte entre la televisión y la participación activa en las redes sociales de donde emergen comunidades que luego son capaces de autoconvocarse, y producir experiencias que trascienden al medio. También emerge una forma de participación inédita, tal la que se genera en torno a los contenidos que la TVP pone a disposición bajo demanda. Un caso paradigmático es el de Peter Capusotto, en que cierto segmento de la audiencia accede a sus programas exclusivamente por las redes digitales, generando allí un efecto de viralización desconocido para la televisión analógica. Desde otro punto de vista constituye un acontecimiento la empatía que generó el personaje que desde Clorinda y a través de Pakapaka se instaló en el corazón de niños y adultos, Zamba, demostrando que la televisión mantiene un lugar irreductible frente al infinito digital.

La calidad ha sido un elemento distintivo de la televisión argentina, comparando su factura con otros países de la región. No es casualidad que en la década de los noventa los medios públicos perdieran completamente la cultura por la calidad, provocando la sensación de ‘atraso’ ni bien se sintonizaba Canal 7. Al seno de los medios públicos, una de las mayores labores de Tristán Bauer fue la de recuperar la autoestima de todos los trabajadores y creativos, recuperar el orgullo de representar los medios públicos y trabajar incansablemente también con las casas productoras y con todos los actores del proceso de producción en la recuperación de la calidad en todos los sentidos del término. El resultado es inobjetable.

En pleno 2016, viendo emerger nuevamente el fantasma del trabajo ‘inútil’ de aquellos que se desempeñan en el Estado, la ideología de la no-ideología, y la de la política de despolitizar, son necesarios trabajos como el que se expone en este libro, que posibilitan pensar por fuera del ruido y el puro choque. En mi experiencia personal, los años vinculados al sector público fueron los años más nutritivos, más intensos de mi carrera profesional, donde conocí y compartí labores con gente extraordinaria que me sería imposible nombrar taxativamente, si bien tampoco puedo no citar a algunos de ellos. A Tristán Bauer, María Seoane, Verónica Fiorito, María Rosenfeldt,  Jessica Tritten, Ruben Daudia, Martín Bonavetti, Oscar Nunzio, y muy especialmente a María Fernanda Ruiz, les agradeceré siempre la entrega y compromiso, y todo lo que aprendí con ellos en estos años.

Gracias Adrián Maglieri.

Ing. Mateo Gómez Ortega



domingo, 29 de mayo de 2016

REVISTA “PUNTO DE ENCUENTRO”



La revista "Punto de Encuentro", se editó durante algunos años en el Poli (Ex ENET N°1 de Berazategui), o al menos con ese nombre, desde el año 1986 a 1990, periodo al que se hace referencia.
Antes de esta publicación existió otra revista llamada "Sonetos y bigornias"
No tenía una buena regularidad, a pesar de que se anunciaba como una publicación quincenal, aparecía sin fecha programada (inclusive se bromeaba acerca de ello entre los alumnos) y su formato era bastante precario por las dificultades técnicas y económicas para producirla, teniendo en cuenta que se financiaba con recursos propios, ingresos por la venta y publicidad de comercios de Berazategui, administrados por el Centro de Estudiantes.
La revista no solamente era útil para crear una idea de comunidad integrada, también se presentaba como una forma de relación con las autoridades y una manera de trascender mas allá de los límites de la escuela. Era parte importante de la vida institucional y servía como medio de organización, y de creación de una identidad propia.
            Los temas que trataba eran diversos y cambiantes, ya que tampoco contaba con una planificación en cuanto a las secciones, mas allá de haberse publicado siempre en el mismo formato (tamaño 18 x 21.5 cm) y la cantidad de páginas, 16.
Había lugar para alguna historieta, juegos, una sección para las bromas y los chismes "Estamos podridos…La sección perversa" (generalmente problemática),  análisis político de la situación nacional, debates sobre la educación y las formas de organización interna, información sobe las actividades del Centro de Estudiantes y deportivas y notas de interés sobre el uso de drogas y métodos anticonceptivos, dirigidas al público adolescente.
En uno de los números, se publicó en tapa una caricatura ofensiva de un profesor y directivo de la época (Profesor Farisoglio) lo que hizo que las autoridades censuran esa edición[1].
Pero ese hecho fue realmente trascendente a la hora de entender sobre los límites que debía imponerse el propio centro de estudiantes, y para el juzgamiento que los alumnos hicieran sobre lo sucedido.

Según lo expresado por Pablo Nieva[1] en 1986 se formó el Centro de exalumnos Juan Iturburu (CEJI) y una de sus tareas fue proponerle al Centro de Estudiantes de ese momento armar una revista. Entre los alumnos estaban: Pulitti, Boyraz, y otros, que diseñamos la revista. Se eligió el nombre (Punto de Encuentro) y la idea era que tuviera dos editoriales, una desarrollada por el centro de alumnos, y otra por el centro de exalumnos. Las tapas de las revistas, eran realizadas una vez por cada centro.

La primera fue con la imagen de Costa (ex director de la institución) caricaturizado como “Rambo”, hecha por los alumnos. La segunda revista que apareció tuvo la tapa con fecha 8 de septiembre de 1986 realizada por los exalumnos.

Cuando se comenzó la revista, tenía secciones definidas que se repartían, lo mismo que la sección reportajes.
La tapa de la revista censurada (con la cara del profesor Farisoglio) la hicieron era doble tapa, de un lado estaba el perfil del profesor caricaturizado como cura y en la contratapa era caricaturizado como el diablo. Es considerada una de las mejores tapas que los chicos hicieron.
La edición de la revista era muy artesanal. Se mantenía con dinero que se recaudaba por la venta de anuncios publicitarios. Se realizaban fotocopias para el armado del "master" y luego fotoduplicación.
Fue la primera experiencia realizada de esta clase entre alumnos y exalumnos del politécnico, que podría actualmente retomarse, sobre todo por la facilidad para edición e impresión existentes. Esto se pudo realizar pese a ciertas presiones que no deseaban que la misma se publicara. Sin embargo, era inaceptable que los mismos profesores que nos hablaban de libertad, censuraran una publicación de este tipo. Como suele suceder en estos casos, tuvieron que permitir la venta de las revistas, y esto ciertamente sirvió para aumentar algo el número de copias en circulación.
Del Centro de exalumnos de ese momento (1986) participaron: Daniel Galizzi, Alejandro Dimarco, Anibal Acuña y Pablo Nieva, entre otros colaboradores. Por el Centro de alumnos, estaban: Pulitti y Boyráz, entre otros.
Virginia Guedes menciona que en el C.E. estaban: Edgardo Boyraz, J.L Puliti, Edgardo Euti, Sergio Bernárdez CEJI Daniel Galizzi, Anibal Acuña, Alejandro Dimarco, Pablo Niev



TAPA DE LA PRIMERA EDICIÓN- AGOSTO DE 1986


*Aportada por Virginia Guedes
 

TAPA DE LA EDICIÓN Nº 2, DE SEPTIEMBRE DE 1986.



          La publicación generaba un debate interno acerca de las principales problemáticas del momento y tocaba temas de educación, políticos, deportivos (haciendo una reseña de los campeonatos y actividades de la escuela), y tenia lugar también para la historieta y algunos entretenimientos. 



Pablo Nieva, fue el ilustrador de esta tapa,  originada desde una foto que le había dado el profesor Leguizamón. Fue realizada con Letraset y con plantillas de letras. Según el propio Nieva, “no existían computadoras y todo era todo collage y fotocopias”
 

TAPA DE LA EDICIÓN Nº 5-MAYO DE 1987


TAPA DE LA EDICIÓN Nº 6 (SIN FECHA CONSIGNADA, SE SUPONE QUE SALIÓ EN AGOSTO DE 1987)


Quizás la más recordada, luego de la increíble deserción musical de la banda "Los Fabulosos Cadillacs".

Aunque es difícil saber si existe un registro del número de la tirada de cada revista, ésta puede haber sido una de las más vendidas.

En ella trabajaron: Daniel Romero, Osvaldo Reynoso, Pablo Lopez, Mariano y Cesar Fonticelli, Carlos Eleta, Evelina Maranzana, y Cesar Martinez.
           
Algunos temas de esta publicación:

Libano: El camino de la violencia (Un análisis de la situación internacional)
Anticonceptivos 2 y SIDA (Temas de interés / Educación sexual)
Homenaje a ex alumnos desaparecidos (Un discurso del Profesor Alberto Ferrari, sobre
los alumnos desaparecidos Carlos San Martín, Carlos Blanco y Alejandro Estigarria)
Rock'n POLI 87 (Análisis del fallido recital a modo de autocrítica)

TAPA DE LA EDICIÓN Nº 7- MAYO DE 1989



Luego de un varios meses de ausencia[2], reaparece "Punto de encuentro", en un momento particular: a pocos días de sucedidas las elecciones presidenciales del 14 de mayo de 1989.
La tapa refleja, los inconvenientes de la implementación del boleto estudiantil, ya que, a pesar de que estaba promulgada la ley provincial, existían divergencias entre el municipio y las empresas de colectivos a la hora de la aplicación efectiva. La crisis económica, en medio de un proceso hiperinflacionario, obligaría a editarla muy rápidamente y con técnicas muy precarias.

En la página dos, escondida debajo del sumario, aparece una frase sin autoría que es bastante llamativa, y hace referencia a la educación, siempre distintiva, del Poli:

"No quiero que me hagan esto. No quiero que me abomben con fechas de batallas y nombres de héroes. No soy un envase, paren un poco, yo necesito tiempo. No me llenen la cabeza con chorros de datos insípidos, lavados, sin nada sólido, que así como entran se van. Quiero descubrir por mi mismo, experimentar, pensar, comparar; porque así confío y reconozco mi propia fuerza.
No quiero escupir como un loro, cosas que no entiendo o no me interesan. Dejen preguntar, dudar, sentir y disentir. Dejen que yo encuentre mis propias verdades, elegir, proponer.
Basta, no quiero que me rieguen, soy mucho mas que una planta".

Temas que se tratan en este número:

            Se habla del "nuevo bufet"
            De las elecciones presidenciales de mayo de 1989
            Del boleto estudiantil
            De la UES (Union de Estudiantes Secundarios)


TAPA DE LA EDICIÓN Nº 8-JULIO DE 1989

 

La tapa evidencia la continuidad de la crisis económica del momento, atravesada por la inflación a nivel nacional, y muestra el deterioro del edificio. Un año atrás, la escuela no había podido iniciar las clases en fecha (se postergaron mas de 6 semanas) por los graves problemas edilicios que existían y el escaso presupuesto.
            En este número se habla de la realización de un festival, los comedores escolares, los indultos y los problemas con los viajes a Bariloche.
            Trabajaron y escribieron en este número: Fabian Garcia, Adrian Maglieri, Ivana Pontoni, Fonticheli y "Rapa". Tambien figuran como colaboradores: Alejandro Gomez, Daniel Ensayan, Marcelo Caamaño, Claudia Tapia. El dibujo de tapa es de un tal "SABO"


TAPA DE LA EDICIÓN Nº 9-OCTUBRE DE 1989


Principales temas:

            Nota de actualidad política-económica
            Sobre las empresas de turismo. Viaje a Bariloche
Sobre los desaparecidos, y en contra del indulto
SIDA, Crisis en la cooperadora. DROGA (nota de interés)
Comentario acerca del llamado a elecciones del CE 

TAPA DE LA EDICIÓN Nº 10, DE JUNIO DE 1990


            La tapa hace referencia la "desunión" de las diferentes carreras que se dictaban en la escuela, instando en el artículo principal de la revista "Las islas de la ENET N º1" a revertir dicha situación. El número contiene una entrevista al nuevo director de la escuela Narké Mejias, y una nueva sección de historieta "Polidog", (las aventuras del perro del sereno), en la contratapa.
           
Trabajaron en esta edición:

D. de los Santos (SABO?), como dibujante, Luis Montalvano, Gisella Dostal, Sandra Caballero, Guillermo Yensen, Ariel Souto, Cristian Soave, Daniel Valcarcel, Javier Alabaster, Martín Fedele y Adrian Maglieri
            Estos integrantes se mantendrían durante todo el año, sumándose en la edición Nº 12 y  13, Ariel Cortez (dibujo) y Marcelo Tona (publicidad)

TAPA DE LA EDICIÓN N º 11, JULIO-AGOSTO DE 1990


Siempre con la obsesión de la búsqueda de una educación diferente, esta edición quizás sea la que más profundiza en el tema, generando un enorme debate en torno a la calidad de un "verdadera educación" integral, que logre una conciencia crítica.
            En la tapa se observa a un joven estudiante colgando de una cuerda a punto de cortarse sobre un abismo. En un extremo, un profesor señala un pizarrón con fórmulas matemáticas, y en el otro, un cartel lleva la inscripción "aprender a pensar".
            La nota principal de la revista, trataría el tema de la formación crítica, bajo el título "Estudio y educación, dos ingredientes separados por un gran avismo".
En este número, también se publica un artículo sobre el escritor Ernesto Sábato, que tiene relación con la formación educativa, y otro sobre la crisis del sistema educativo nacional, bajo el título. "El poder de un sistema".
Hay una nota sobre la organización Greenpeace e informaciones del Centro de Estudiantes.
En la nota editorial se hace mención, al éxito de ventas del número anterior, agotándose y superando los 150 ejemplares, obligando a proyectar una tirada más numerosa, para las siguientes ediciones[3].

TAPA DE LA EDICIÓN Nº 12 SEPTIEMBRE DE 1990 (DIBUJO DE ARIEL CORTEZ, "TOTO").

            En una preanunciación pesimista de lo que parecía avecinarse para con el sistema educativo nacional, en la tapa se observa una demolición figurada de una pared,  simulando el derrumbe de la escuela, la educación y la propia revista (peligra la continuidad de la misma), en donde están las inscripciones: "No queremos islas en el Poli", "Viva el Poli", "No al indulto", "Queremos el bol…(boleto)" y "No al envío de tropas". Atrás del espacio generado por la pared derrumbada, se acercan un grupo de estudiantes con una pancarta que dice: "El Poli, unido jamás será vencido".
            Esta tapa "catástrofe", seguía la línea de preocupación por la crisis del sistema educativo y el problema del desinterés y la baja participación estudiantil, para defender la escuela de esta decadencia.
            La editorial, remarca los mismos temas y anuncia la posible última aparición de la revista, haciendo un resumen de la actividad política estudiantil desde los años 1987 a 1990, instando a una mayor participación y compromiso (pag 3, 4 y 5)
            Entre otros temas importantes, hay un artículo sobre las elecciones del CE de 1990, un balance presupuestario, una nota sobre política económica en comparación histórica con el 9 de julio, otra sobre la represión de la época de la dictadura, los desaparecidos del Poli y la llamada "Noche de los lápices", y otro artículo sobre ecología.

TAPA DE LA EDICIÓN N º13. NOVIEMBRE DE 1990.


            Parafraseando una sentencia histórica de la política Argentina, mas un agregado particular: "Ni vencedores, ni vencidos: el Poli unido", la tapa muestra el resultado de la elecciones de renovación del centro de estudiantes, llevadas a cabo el 2 de noviembre de ese año.
            En la página Nº 3,  Esteban G. Cangiano, ganador por la lista 2 y nuevo presidente del CE, ofrece un agradecimiento a toda la escuela por la transparencia del acto eleccionario y la buena convivencia política.
            En la pag 4 y 5, se repudia un hecho de represión policial, para con 7 alumnos de la escuela.
            Le sigue un artículo sobre los indultos, otro sobre la situación dramática de una escuela técnica quilmeña (conocida como "El Chaparral")  la fiesta de educación física, y una nota de interés sobre las armas químicas.
            Este número tenía una característica muy particular, algunas de sus notas, habían sido escritas en computadora, todo un acontecimiento, para ese momento.



[1] Sucedió en el año 1987 (¿?) El centro de Estudiantes de ese entonces, debió ampliar la tirada, ya que la revista se vendió superando todas las expectativas. No se consiguió dicho ejemplar
[2] La revista no se editó durante 1988, año de la lucha política por la obtención del boleto estudiantil por motivos que se desconocen. Con el segundo año de Fabian Garcia como presidente del CE, vuelve a publicarse con la colaboración de un equipo de 10 alumnos
[3] Se menciona que durante el año 1989, el número de revistas publicadas fue de 150, por edición, y que en el caso de la Nº 10 (junio de 1990), esta cantidad no alcanzó, lo que brinda un dato real de la circulación de ejemplares. En el Nº 12, puede hacerse un cálculo de la cantidad, de acuerdo a los balances de ventas anunciados por el CE y el precio de tapa, lo que coincide en un número cercano a las 150 revistas



Libre de virus. www.avast.com